LUCIO CABAÑAS BARRIENTOS A 47 AÑOS DEL COBARDE CRIMEN

0
459
Por: Nicolás Hernández Castillo
Lucio Cabañas Barrientos murió a manos del ejército el 2 de diciembre de 1974. Su pensamiento sigue vigente. Guerrero es uno de las estados más pobres de la República Mexicana y las causas que le dieron origen a la guerrilla siguen sin resolverse.
Lucio Cabañas nació en El Porvenir, zona cafetalera ubicada en el municipio de Atoyac de Álvarez, el 15 de diciembre de 1938. Fue el segundo hijo de un matrimonio de campesinos pobres. Su abuelo paterno Pablo Cabañas luchó en las filas revolucionarias como zapatista.
Su padre, Cesáreo Cabañas, fue asesinado a manos de un pistolero a sueldo, bajo las órdenes de un cacique, por defender la tierra que pertenecía legalmente a su pueblo, dejando en la orfandad a Lucio cuando éste tenía 12 años.
Lucio y su hermano Pablo eran alquilados como peones por dos pesos con cincuenta centavos o cinco pesos diarios, trabajando de 10 a 12 horas sembrando maíz, criando animales, cortando leña y cargando costales.
A los 17 años viajó a Tixtla para terminar la primaria, mientras trabajaba en el campo, vendiendo paletas de hielo y como velador en un hotel.
Estudió la secundaria en la Escuela la Normal de Ayotzinapa, donde destacó como dirigente estudiantil. En el año de 1960 fue convocado, por medio del Comité Ejecutivo Nacional de la Federación de Estudiantes Campesinos Socialistas de México (organismo que aglutinaba a los estudiantes de las 32 normales rurales del país), para elegir al nuevo secretario de la FECSM, que en ese momento estaba a manos de priistas. Hubo dos candidatos, uno del PRI y el otro Lucio Cabañas Barrientos, miembro de la Juventud Comunista. Se graduó de normalista a los 24 años, en 1963.
Lucio Cabañas empezó impartiendo clases como profesor de educación primaria en un ejido en Mezcaltepec; un pueblo cercano a una zona de bosques, Lucio se unió al descontento de los ejidatarios contra las compañías madereras que habían incumplido con los contratos firmados con los campesinos. Para evitar que las compañías siguieran talando, bloquearon con troncos de árboles el paso hacia Mezcaltepec y lograron expulsar a los madereros de esa zona.
Las empresas madereras lo denunciaron ante la Secretaría de Educación Pública en Chilpancingo; fue entonces que los mandos educativos ordenaron su remoción a la escuela Modesto Alarcón, ubicada en la cabecera Atoyac.
En poco tiempo organizó a los padres de familia para que le pusieran un alto a las exageradas exigencias de la directora, que entre otras cosas, pedía uniformes a los niños cuyas familias no tenían ni para comer, además de exigir cooperaciones e imponer castigos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.