Roberto Santos
La postura ya está cantada.
Si no hay condiciones para seguir en el PRI, “yo tengo que construir una ruta, un proyecto que no es sólo de Mario Moreno, sino de mucha gente que está en espera de la decisión que tomemos”.
Este es un mensaje directo al corazón de quienes se han apoderado del tricolor en Guerrero.
Un grupo, cuyas alianzas están basadas en intereses personales y de familia, que han cerrado el acceso a verdaderos líderes, para distribuirse lo que del PRI queda.
Mario Moreno ha sido invitado por el dirigente nacional del PRI, Alejandro Moreno para que se incorpore a la estructura nacional.
Pero no se sabe si alito logre mantenerse como líder después de las próximas elecciones, y una vez que los audios donde lo exhiben con una personalidad ruin, perversa y transa, y que puede impactar en los votos que los candidatos de las alianzas, obtengan,
Mario anuncia que si no hay condiciones para seguir militando en el tricolor, valorará la invitación de otro partido, y se cree que este puede ser movimiento Ciudadano.
Seguramente van a ganar aquellos que apuestan por la salida de Moreno Arcos del partido, donde militó 30 años.
Pero el excandidato a gobernador seguramente no se irá solo.
Existe la percepción de que pueden acompañarlo cientos de militantes priistas, cansados de las mismas prácticas y molestos contra los que consideran traidores al tricolor.
De ser así, tendrá mayor espacio de movimiento y capacidad para competirle a Morena y a sus excompañeros del tricolor.